Joan Manuel Serrat


Pare


Pare,
digueu-me què
li han fet al riu
que ja no canta.
Rellisca
com un barb
mort sota un pam
d'escuma blanca.


Pare,
que el riu ja no és el riu.
Pare,
abans que torni l'estiu
amagui tot el que és viu.


Pare,
digueu-me què
li han fet al bosc
que no hi ha arbres.
A l'hivern
no tindrem foc,
ni a l'estiu lloc
per aturar-se.


Pare,
que el bosc ja no és el bosc.
Pare,
abans de que no es faci fosc
ompliu de vida el rebost.


Sense llenya i sense peixos, pare,
ens caldrà cremar la barca,
llaurar el blat entre


les enrunes, pare,
i tancar amb tres panys la casa
i deia vostè...


Pare,
si no hi ha pins
no es fan pinyons,
ni cucs, ni ocells.


Pare,
on no hi ha flors
no es fan abelles,
cera, ni mel.


Pare,
que el camp ja no és el camp.
Pare,
demà del cel plourà sang.
El vent ho canta plorant.


Pare,
ja són aquí...
Monstres de carn
amb cucs de ferro.


Pare,
no, no tingeu por,
i digueu que no,
que jo us espero.


Pare,
que estan matant la terra.
Pare,
deixeu de plorar
que ens han declarat la guerra.


Padre,
decidme qué
le han hecho al río
que ya no canta.
Resbala
como un barbo
muerto bajo un palmo
de espuma blanca.


Padre,
que el río ya no es el río.
Padre,
antes de que llegue el verano
esconded todo lo que esté vivo.


Padre,
decidme qué
le han hecho al bosque,
que ya no hay árboles.
En invierno
no tendremos fuego,
ni en verano sitio
donde resguardarnos.


Padre,
que el bosque ya no es el bosque.
Padre,
antes de que oscurezca
llenad de vida la despensa.


Sin leña y sin peces, padre,
tendremos que quemar la barca,
labrar el trigo entre


las ruinas, padre,
y cerrar con tres cerrojos la casa
y decía usted...


Padre,
si no hay pinos
no habrá piñones,
ni gusanos, ni pájaros.


Padre,
donde no hay flores
no se dan las abejas,
ni la cera, ni la miel.


Padre,
que el campo ya no es el campo.
Padre,
mañana del cielo lloverá sangre.
El viento lo canta llorando.


Padre,
ya están aquí...
Monstruos de carne
con gusanos de hierro.


Padre,
no, no tengáis miedo,
y decid que no,
que yo os espero.


Padre,
que están matando la tierra.
Padre,
dejad de llorar
que nos han declarado la guerra.