Los Nocheros


Mamá, mamá


Aún siento tu mano aquí sobre mi frente,
es el mejor remedio para mi dolor,
cuando te necesito siempre estás presente,
mi mundo se transforma al oír tu voz.


Así fueron las cosas desde que era un niño,
a cada interrogante, tu palabra, al fin,
me daba una respuesta sabia,
tu luz me iluminaba el alma,
y no existían dudas para mí.


Mamá, mamá,
es tanto lo que tú me das,
es una deuda tierna,
amorosa, eterna,
imposible de pagar.


Mamá, mamá,
es tanto lo que tú me das,
que no me alcanzaría
con tener diez vidas
para amarte más y más.


A veces me parece que te sobran brazos
para abrigar a todos en tu corazón,
te multiplicas tanto, sin medir el paso,
en vez de una sola, tú eres un millón.


Yo tengo muchas madres, para mi fortuna,
la que me pone a salvo, la que da valor,
la que trabaja y deja huella,
la dama para siempre bella,
la que nos ilumina con amor.


Mamá, mamá,
es tanto lo que tú me das,
es una deuda tierna,
amorosa, eterna,
imposible de pagar.


Mamá, mamá,
es tanto lo que tú me das,
que no me alcanzaría
con tener diez vidas
para amarte más y más.


Mamá, mamá,
es tanto lo que tú me das,
es una deuda tierna,
amorosa, eterna,
imposible de pagar.


Mamá, mamá,
es tanto lo que tú me das,
que no me alcanzaría
dulce madre mía
para amarte más y más.


Mamá, mamá...