Manolo Escobar


Madrecita María del Carmen


Yo quisiera decirle a la gente
lo que mi alma siente cuando pienso en ti,
un amor que te besa en la frente,
dulce y sonriente, contento y feliz.
Madrecita María del Carmen, en mi corazón
se me vuelve tu querer cante campero,
y cantando te digo cuánto te quiero,
flor bendita de mi vida y mi ilusión.


Un altar llevo en mi pecho ardiente
a la madre que me dio a mí el ser,
a esa mujer tan buena y valiente,
de inmaculada frente ceñida de laurel.
Madrecita María del Carmen,
hoy te canto esta bella canción,
con ella te brindo mi cariño,
y lo mismo que cuando era un niño,
en mis labios pongo el corazón.


De rocío se llenan las flores,
que en la noche bella beben sin cesar,
y mi alma se llena de amores
cuando pienso en ella y empiezo a cantar.
Y la copla hecha golondrina se pone a volar,
y llegando hacia mi madre se reclina,
y en sus brazos de azucena y clavellina
es mi alma la que se pone a soñar.


Un altar llevo en mi pecho ardiente
a la madre que me dio a mí el ser,
a esa mujer tan buena y valiente,
de inmaculada frente ceñida de laurel.
Madrecita María del Carmen,
hoy te canto esta bella canción,
con ella te brindo mi cariño,
y lo mismo que cuando era un niño,
en mis labios pongo el corazón,
con ella te brindo mi cariño,
y lo mismo que cuando era un niño,
en mis labios pongo el corazón.