Sergio Dalma


Ave Lucía


Ave Lucía,
el predictor se pinta de rosa
en tu cuarto de baño.
Ave Lucía,
y te dice que vas a ser madre
a finales de mayo;
tu novio de noches secretas
se ha vuelto enemigo
hace unos días,
vaya ironía,
Ave Lucía.


Ave Lucía,
hay un médico tal que resuelve
al final este tipo de casos
con garantía,
en un fin de semana te puede
sacar de un mal paso,
pero sientes que dentro de ti
algo nuevo ha pasado,
una rareza, una alegría,
algo que crece,
Ave Lucía.


Nacerá, de tu cuerpo nacerá,
cuando pueda abrir los ojos, te verá,
y darás por buenas las peores de tus penas,
ante todo, y sobre todo, vivirá.


Nacerá, de tu cuerpo nacerá,
cuando pueda abrir los ojos, te verá,
y darás por buenas las peores de tus penas,
ante todo, y sobre todo, vivirá.


Ave Lucía,
has crecido diez años o más
en un solo día.
Ave, valiente,
decidiendo marchar por la vida
levantando la frente,
y jugándote el tipo por algo
que vale la pena,
yo soy tu amigo,
amiga mía,
cuenta conmigo,
Ave Lucía,
Ave Lucía.