Cuando seamos viejos

Algún día, cuando nuestros frutos maduren y nos regalen una flor, seremos semillas. Algún día, cuando tu mano tiemble buscando apoyo en la mía tendremos aún vida.

Algún día, cuando al caminar tropieces y encuentres mi mirada, dirás: "Esa mujer es mía". Algún día, cuando en mi frente haya nieve y tu cabello no exista, sabrás que nos queremos... Es hermoso saber que habrá amor, ¡cuando seamos viejos!