Esta noche única

Es dulce estar triste cuando todo calla;
es dulce estar sola cuando hay luna blanca
y se lleva hondo, muy hondo
una tierna congoja en el alma.
Es dulce estar triste cuando llega el alba.
Yo sé que algún día te irás. Lo presiento
y sé que algún día te irás para lejos,
donde no te llamen mi voz, ni mi aliento,
ni el duelo hecho llanto con hiel del deseo;
donde sólo pueda llegar, ignorado
el camino claro de mi pensamiento.

Esta noche grata he pensado en eso.
Estoy apacible, tranquila, sin miedo.
No temo tu ausencia ni temo tu olvido.
Nada temo ahora. Esta noche cálida
siento en los cabellos perfume de almendros,
solloza en mis labios gritando el silencio,
arde en mis pupilas la lumbre del cielo,
palpita en mis brazos la sangre del viento,
tiembla en mis pestañas polvo de luceros.

Nada importa ahora. Me olvido de todo.
Sólo sé que esta noche, amor mío, te quiero.


Dora Castellanos