Para descargar el wav 'Ansiedad - Los Poetas de la Guitarra' en tu PC,
botón derecho del ratón y elige 'Guardar destino como'

La mujer de las caricias al alma

Caminaba apurado, corriéndole a la vida que me había tocado, miles de obligaciones atormentaban minuto tras minuto mi reloj, y ninguno de estos minutos los utilizaba para darme cuenta que la vida ahí estaba, toda para mí, esperando ser disfrutada. Quizás por eso fue que no podía mantener ninguna relación, o quizás ninguna relación había sido lo suficientemente importante, quién sabe; lo que sé, es que caminaba apurado, mirando sólo hacia dónde y no por dónde.

Creo que el golpe que nos dimos al chocar, fue mucho menos fuerte de lo espectacular que fue el desparramo de papeles y personas que hubo en la vereda de aquella calle, nuestra calle. La ayudé a levantarse e inmediatamente después le comencé a levantar uno tras otro sus papeles, que no eran más que dibujos, retratos, todos a lápiz, y seguramente representaban los bosquejos nacidos en la mente de esa mujer, que por mi apuro, no había reparado siquiera en mirarla.

Pero sus dibujos me cautivaron, los paisajes de calma dejaban esa paz en mis retinas, no puedo negarlo, quedé realmente atónito al ver un retrato de ella misma, pero desnuda.

Su cuerpo era un sinfín de curvas, y por primera vez me di cuenta que si había alguien a quien amar no había dudas que sería ella, recorrí su cuerpo creo que cien veces, no quería perderme ni un solo rasgo de su belleza, no podía dejar de mirarla, era un magnetismo intenso, claro, y real.

- ¿Nunca viste una mujer desnuda? - me preguntó graciosamente, regalándome su sonrisa.

- Sí, pero nunca una mujer tan hermosa - contesté.

Creo que lo sonrojado de sus pómulos hacían juego con las pecas que adornaban su rostro, supongo que le dio un poco de vergüenza, ya que no pudo seguir mirándome, e intentó desviar esa mirada chispeante con que hizo su primera pregunta.

Quizás parezca un tanto exagerado, pero los minutos que le estaba robando a mi vida, se convertían en momentos irremplazables aquella tarde.

Volvió a mirarme y no dijo nada, la tomé de la mano y la llevé al bar más cercano, donde al ritmo de unas copas, me contó de su vida y yo la mía.

No podría decir que pasaron minutos, segundos, horas o días. Sólo sé que el tiempo no transcurría esa tarde, y que comenzaba a vivir la vida, quizás por primera vez.

No podíamos dejar de mirarnos, la sensación de unión era muy grande, nos hablamos de nuestros amores, y ahí me di cuenta que ella había sabido amar más que yo, y me sentí un imbécil al darme cuenta de todo lo que me había perdido de la vida. Me contó que la lastimaron sistemáticamente miles de veces, pero que nunca había dejado de buscar a quien no solamente le recorriera su cuerpo, sino que también le acariciara el alma.

- ¿Alguna vez sentiste el roce del alma de tu amada en tu cuerpo? - me preguntó, y obviamente me dejó sin respuestas, sintiendo un gran vacío de experiencias.

- ¿Alguna vez, aparte de sentir con tu cuerpo, dejaste tu corazón libre, abierto, y desnudo?

Qué puedo decirles, ella era así, sus preguntas hacían una y otra vez, sentir que mi vida llena de obligaciones, tiempos y retardos, había sido un desperdicio.

- ¿Alguna vez te reíste mientras hacías el amor? - continuaba, a pesar de mis silencios.

Luego y de la mano, caminamos hacia mi departamento, era de noche ya. Recuerdo parar frente a aquel teatro, debajo de un tilo, y comerle la boca, dejando que mi cuerpo y mi alma recibieran sus caricias. Por primera vez me besaron, por primera vez me abrazaron, me dije sorprendido. Y es que ella sabía cómo hacer sentir en un abrazo, todo aquello que uno puede intentar de miles de formas, y no encontrar de ninguna.

Ya en mi departamento, nos sentamos en el sillón grande. Seguimos conversando, y hablamos de amores, vida, experiencias. Pensé que no había quedado ningún tema por conversar, y hubiera sido ese mi pensamiento hasta el día de hoy, si no hubiera sido porque los ocho meses que duró nuestra relación, hubieran sido de conversaciones sobre amores, vida, y experiencias, esa noche, lloramos, nos reímos de nosotros mismos, y nos abrazamos un centenar de veces. Hasta que nos dormimos. Increíblemente, y a pesar de la profunda unión que había nacido esa tarde, y de la confianza innata entre nosotros, no habíamos hecho el amor, y al despertar nos reímos de eso, como también de lo romántico que había sido dormir para ella apoyada en mi falda; claro, nos reímos por lo contracturados que nos despertamos. Creo que los dos sabíamos que aquella tarde habíamos encontrado a alguien que seguramente se convertiría en el único.

La acompañé al trabajo, y durante el viaje me acompañó esa sonrisa plena, y al dejarla sentí que se me desgarraba el corazón.

Ese día no pude trabajar, les soy sincero, no dejé de pensar un segundo en ella, y estoy seguro que a ella le pasó lo mismo conmigo.

Al terminar mi horario, fui a buscarla a pesar de que faltaban dos horas para que ella terminara su trabajo. Pero a pesar de eso, vi que salía. Y sin dejar de mirarme se dirigió directamente a mi auto.

Al llegar, me rompió la boca de un beso, y me dijo que no hubiera soportado un segundo más sin mí.

Creo que de un salto, llegué con el auto a mi departamento.

Los botones de nuestras ropas quedaron por todo el piso de la casa, nos quedamos desnudos, y nos amamos desde el cuerpo hasta el alma, y por fin le encontré respuesta a sus preguntas.

Los ocho meses, y veintitrés días siguientes fueron exactamente iguales. Lo último que recuerdo de ella, fue su llanto, y su agradecimiento.

- Gracias, por haber sido el único que recorrió mi cuerpo sin olvidarse de acariciar mi alma. - me dijo, con sus ojos llenos de lágrimas.

Sé que me amó, como sólo se puede amar una sola vez en la vida, sé que me entregó lo que las mujeres sólo entregan cuando además de amar, sienten que ese amor es recibido entre los brazos sinceros de un corazón desnudo, en un abrazo eterno y único.

Nuestro amor fue así.

Ese día me robaron el alma, me quitaron el aire y me dejaron sin vida. "Fue un accidente", dijeron. Y a pesar del dolor, sé que al amarla pude vivir, al menos ocho meses y veintitrés días, de los años que hoy tengo.

Nunca la olvidaré, cómo olvidar a quien me enseñó lo que se siente cuando te acarician el alma, quien me mostró que estoy vivo, quien dejó en mi corazón, ese aroma a jazmines, esa marca imborrable, y esos latidos de eterno amor, y quien en ese dibujo, no sólo me dio el recuerdo de su cuerpo desnudo, sino el del momento en que su alma se desnudó ante la mía.

Inicio Atrás Escríbeme