Amar y querer

Querer y amar son cosas tan distintas, y aún sin embargo son tan confusas de distinguir una de la otra. ¿Cuántas veces hemos luchado tanto por una persona pensando que estamos enamorados de ella, para al final, cuando la tenemos en nuestras manos, nos damos cuenta de que sólo es un cariño enorme o un fuerte atractivo?

Esa persona con la que queremos compartir el resto de nuestra vida llega a tu vida una sola vez, y a veces, aunque no lo quieres aceptar, te das cuenta que es imposible tratar de que pase por desapercibida de tu vida, ya que al verla tus ojos brillan más de lo normal, tu cara sonríe de tal manera que destellas un mundo lleno de amor, tu respiración suena tan lenta, pero al mismo tiempo, te das cuenta que estás frente al amor de tu vida, y sin embargo, lo dejas ir por prejuicios, tradiciones, o por personas que no van a estar contigo en los momentos difíciles.

No te confundas con querer y amar, porque esa persona a la que amas puede estar frente a ti, y puedes estar tan ciego, que la puedes estar dejando ir. No creas en que el destino te llevará a ella, tú haces tu destino y tú estás con la persona que quieres estar.

Si sientes que amas a alguien, díselo. No importa su respuesta, lucha por ella hasta que te sientas totalmente derrotado. Nadie dijo que sería fácil, pero nada que lo sea vale la pena. No confundas un atractivo físico con ese sentimiento tan grande al cual hemos llamado amor, porque esto estará a tu lado sólo algunos años, y los sentimientos por siempre.

Fíjate en esa persona que está contigo en las buenas y en las malas, (en esos instantes que quisieras tener a esa persona especial para que te apoye, para que con tan sólo una sonrisa arregle tu mundo), que con tan sólo una mirada puede saber si estás mal, que con tan sólo una caricia hace que vuelvas a nacer, que sabes que te quiere tanto, que te da miedo fallarle. Esa persona que está enamorada de ti realmente, esa persona que aunque pase el tiempo y te hagas viejo y gordo, seguirá enamorada de ti, porque para ella seguirás siendo la persona más bella del mundo. No pierdas a esa persona que sólo llega una vez, no sea que cuando te des cuenta que era el amor de tu vida, sea demasiado tarde.

Si no estás enamorado aún, trata de hacerlo de la persona correcta. Imagina tus próximos cincuenta años a su lado, y date cuenta de si es lo que en realidad quieres para ti, si es la persona correcta para formar una familia contigo, para levantarte de tus fracasos y para festejar contigo tus logros. Reflexiona sobre esa decisión hasta que estés completamente seguro, ya que puedes ganar tanto... O, por el contrario, perder a esa persona que no podrás olvidar por mucho tiempo que pase.