Apertura

La verdad no entra si no la han invitado. Es su costumbre respetar el libre albedrío. Si mantienes cerradas las puertas de tu mente y corazón, la magia de la vida no te alcanzará.

Te sentirás solo y atrapado. Serás un navegante del aburrimiento y la rutina.

Abre tu mente.

Por todas las direcciones te asaltarán los maestros. Y cada uno de ellos te dará una valiosa lección. ¿No enseñan las hormigas orden y tenacidad? Quita los escombros, haz un espacio y disponte a recibir. Permítele al amigo, al enemigo, al extraño, al presumido, al parco, al bohemio, al parlanchín, al que parece extraviado e ignorante, que te digan lo que tienen que decirte.

Que escriban con su tinta en una de tus páginas. Que te ayuden a desenredar tus dudas.

Abre tu mente.

Ábrete a todo y a todos, sin discriminaciones ni desprecios. No te conviertas en cobrador de multas. No hay seres mejores ni peores, sino abiertos o cerrados. Todos tienen prendas que enriquecerán tu alma.

Si quieres llenar tus arcas de tesoros, si quieres vivir siempre en luna llena, rompe la muralla del orgullo, y acepta que no sabes.

Abre tu mente.


Extraído de "El mensaje de los maestros"
Renny Yagosesky