Aprender a ser feliz

Escasean las personas que dominan el arte de ser feliz.

Esto es algo que se aprende como el francés, el ingles o la física, o el aprender a manejar un automóvil, muchos se afanan en aprender este tipo de cosas pero no quieren molestarse en aprender a ser feliz.

La fuente en donde buscamos la felicidad está dentro de nosotros mismos, debemos empezar a descubrir nuestras potencialidades de goce porque somos los únicos responsables de ella.

Las personas se aferran a sentimientos desagradables y eso las conduce a cometer actos que los hace sentirse mal, luego dicen: "No pude evitarlo", cuando deberían decir "Debí dominarme".

Aceptarnos tal como somos debe ser nuestro punto de partida, y para ello, también debemos aprender a dialogar con nuestro interior. Necesitamos explicarnos las cosas; tranquilizarnos.

Hacer amistad con nosotros mismos nos llenará de la energía necesaria para vencer cualquier dificultad.

Mildred Newman