Para descargar el midi 'Minueto en G - Bach' en tu PC,
botón derecho del ratón y elige 'Guardar destino como'

Aprovecha el momento

Tengo una amiga que vive con base en una filosofía de tres palabras: «Aprovecha el momento». Exactamente por eso, me parece que ella es la mujer más sabia en este planeta.

Demasiadas personas dejan para después algo que les brinda alegría, sólo porque no piensan en ello, o no tienen espacio en su agenda, o no saben lo que pueda suceder, o son demasiado rígidas para salir de la rutina.

Un día estaba pensando sobre todas aquellas mujeres en el Titanic, que se privaron del postre durante la cena esa noche fatal, en un esfuerzo para mantener la silueta.

Parece algo tonto, pero piénsalo.

Desde entonces, yo he intentado ser un poco más flexible.

¿Cuántas mujeres se quedaron a comer en casa porque cuando su marido las invitó a cenar ya habían descongelado algo?

¿Cuántas veces tus niños ya estaban listos para jugar y conversar, y tú te quedaste callado viendo aquél programa de televisión?

Fueron innumerables las ocasiones en que llamé a mi hermana por teléfono y le dije:

- ¿Qué tal si vamos a comer dentro de media hora?

Ella jadeaba y tartamudeaba un: «No puedo». Siempre completado con un: «Necesito lavarme la cabeza». «Deberías haberme avisado ayer». «Desayuné muy tarde». «Parece que va a llover». Y mi favorito: «Hoy es lunes».

Ella murió hace algunos años. Y nosotras nunca comimos juntas.

Parece que programamos hasta el horario para el dolor de cabeza. Vivimos con una lista de promesas que nos hicimos a nosotros mismos para cuando las condiciones sean perfectas: «Visitaré a mis abuelos... cuando logremos reparar el baño»... «Haremos una fiesta... cuando cambiemos el tapete»... «Nos iremos de segunda luna de miel... cuando los niños se reciban».

La vida se vuelve más acelerada cuando nos volvemos más viejos. Los días se hacen más cortos y la lista de promesas para nosotros mismos, va quedando cada vez más larga.

Una mañana despertaremos, y todo lo que tendremos para mostrar de nuestras vidas será una letanía de «ya voy», «lo estoy planeando» y «algún día, cuando las cosas estén un poco mejor».

Cuando alguien invita a mi amiga, «aprovecha el momento», ella siempre está dispuesta a las aventuras y disponible para los viajes. Mantiene la mente abierta para las nuevas ideas. Su entusiasmo por la vida es contagioso.

Hace diez años que mis labios no tocaban un helado. Adoro el helado. Hace unos días, detuve el automóvil y compré un cono de helado triple. Si mi automóvil hubiera chocado con un iceberg de camino a casa, hubiera muerto feliz.

Inicio Atrás Escríbeme