Los Reyes Magos

Cómo mienten los grandes. A veces para destruir, a veces para defenderse, a veces para no llegar al final de los caminos...

Fuimos a comprar los regalos, tuvimos una linda fiesta, y me quedó la nostalgia de los zapatos puestos en el balcón... y la sorpresa, y el agua, y el pasto, y el azúcar para los camellos. Y los Reyes Magos...

¿Y quién puede decir que en realidad no existen? ¿Y quién puede afirmar que sean absolutamente de mentira? ¿Por qué no le conté a nadie que te dije que Papá Noel y Los Reyes Magos no traen los regalos?

Para que... para que no pensaras que estás creciendo, para conservarte chiquita, detenida en el tiempo, en la inocencia...

O tal vez para que los demás no se dieran cuenta de que... de que yo no creo que los reyes magos no existen... De veras. Por eso este año, vamos a hacer una cosa entre las dos: le vamos a escribir una carta a los reyes, en papel de luna, con tinta de mar, con letras de hormigas, Melchor... Gaspar... Baltasar...

Vamos a poner los zapatos en el balcón, y el agua y el pasto y el azúcar, y yo te voy a comprar un regalo y tú uno a mí. Y a la mañana correremos descalzas, a mirar con asombro las sorpresas. ¿Dale que sí? ¿Dale que las dos creemos en los Reyes Magos para siempre?

¿Dale que nunca nos vamos a olvidar de poner los zapatos y escribir la carta y todo eso? ¿Dale que cuando alguien nos diga que los Reyes Magos no existen, nos vamos a mirar sonriendo? ¿Dale que vamos a vivir esta mentirita, pero no como mienten los grandes, sino como mienten los chicos cuando dicen que el abuelo le sacó un colmillo al vampiro?

Dale... total, si se dice que las "guerras son inevitables", que "ayudarse a uno no conduce a nada, porque el problema es un problema de fondo, social, y que solamente el estado puede resolverlo todo junto", si se dicen tantas mentiras que hacen sangrar al universo... ¿qué tiene de malo una mentira con latidos azules y capas de satín y coronas de peces luminosos... y un abrazo muy fuerte en la mañana de los Reyes, un abrazo en donde apretemos, entre las dos, a los Reyes Magos?


Poldy Bird - Nuevos Cuentos para Verónica