Ahora que estoy vivo

Prefiero que compartas conmigo unos pocos minutos ahora que estoy vivo, y no una noche entera cuando yo muera.

Prefiero que estreches suavemente mi mano ahora que estoy vivo, y no que apoyes tu cuerpo sobre mi cadáver cuando yo muera.

Prefiero que me regales una sola flor ahora que estoy vivo, y no que envíes un hermoso ramo cuando yo muera.

Prefiero que hagas una breve llamada ahora que estoy vivo, y no que emprendas un inesperado viaje cuando yo muera.

Prefiero que elevemos al cielo una corta oración ahora que estoy vivo, y no una misa cantada cuando yo muera.

Prefiero escuchar un solo acorde de guitarra ahora que estoy vivo, y no una conmovedora serenata cuando yo muera.

Prefiero disfrutar de los más mínimos detalles ahora que estoy vivo, y no de grandes manifestaciones cuando yo muera.