Quédate conmigo, mamá

Cuando entre a la escuela el primer día...

Cuando ame por primera vez...

Cuando ame y no me amen...

Cuando con el sol, la música y el brillo, me olvide de llamarte...

Cuando me muerda el dolor y pronuncie tu nombre sin palabras...

Cuando lleguen cada uno de mis hijos...

Cuando crezcan y se marchen...

Cuando sea Navidad...

Cuando me rodee mucha gente y esté sola...

Cuando las ausencias vayan pesando más que las presencias...

Y cuando debas irte, mamá, burlemos al destino,

quédate conmigo para siempre... escondida en los pliegues de mi alma.