Por qué Jesús es mejor que Santa Claus

Santa vive en el Polo Norte... Jesús está en todas partes.

Santa se pasea en trineo... Jesús se pasea por el viento y camina sobre las aguas.

Santa viene una vez al año... Jesús es una ayuda siempre presente.

Santa llena tus calcetines con regalitos... Jesús suple todas tus necesidades.

Santa baja por tu chimenea sin invitación... Jesús se detiene en tu puerta y toca, después entra a tu corazón cuando tú lo invitas.

Para ver a Santa tienes que hacer fila... Jesús está tan cerca como el hecho de mencionar su nombre.

Santa te deja sentarte en sus piernas... Jesús te deja descansar en sus brazos.

Santa no sabe tu nombre, todo lo que puede decir es: "Hola, pequeño, ¿cómo te llamas?"... Jesús sabe tu nombre desde antes de que nacieras. No sólo sabe tu nombre, también sabe tu dirección. Él sabe tu historia y tu futuro.

Santa tiene una barriga que parece llena de mermelada... Jesús tiene un corazón lleno de amor.

Todo lo que Santa puede ofrecer es HO HO HO... Jesús ofrece salud, ayuda, esperanza.

Santa dice "No llores", "You better not cry"... Jesús dice "Descansen sus preocupaciones en Mí, que yo cuidaré de ustedes."

Los pequeños ayudantes de Santa hacen juguetes... Jesús hace nueva vida, repara corazones lastimados y arregla hogares rotos.

Santa puede hacerte sonreír... Jesús te da la alegría que es tu fuerza.

Santa deja regalos debajo de tu árbol... Jesús fue nuestro regalo en el pesebre y murió en un árbol.

Es obvio que no puede haber una comparación real. Necesitamos recordar a quien verdaderamente le da sentido a la Navidad. La Navidad hoy en día se disfruta desde el mes de noviembre y se incrementa en las fiestas, aunque yo estoy de fiesta todo el año porque tengo a Jesús en mi corazón.

Necesitamos poner a Jesús de regreso en Navidad. Jesús es la verdadera razón de ser de esta época.

La frase que dice: "La Navidad es tiempo de dar y compartir", no se refiere a los regalos de Santa, sino más bien a la entrega que hizo Jesús para salvarnos y mostrarnos el camino a seguir...

Recordad que más vale un buen gesto de afecto que miles de regalos...