Dios te ama

Cuando has llorado en angustia y dolor... Dios ha contado tus lágrimas.

Cuando crees que tu vida se ha detenido y el tiempo solo pasa... Dios espera contigo.

Cuando estás solo y tus amigos están muy ocupados, aún para una llamada telefónica... Dios está a tu lado.

Cuando has tratado todo y no sabes hacia dónde ir... Dios te mostrará el camino.

Cuando nada tiene sentido y estás frustrado sin saber hacia dónde ir... Dios tiene la respuesta.

Si de repente tu mirada al mundo exterior se hace más brillante y encuentras senderos de luz... Dios te ha susurrado en el oído.

Cuando las cosas van bien, y tienes mucho que agradecer... Dios te ha bendecido. No importa si te sientes bien o mal. Dios siempre está contigo y te acompaña en las buenas y en las malas. Nunca dejes de hablar con Dios y contarle tus problemas, pues muchas personas buscan a alguien con quien hablar y desahogarse, sin embargo, no hablan con el único que siempre va a escuchar con misericordia y paciencia, sin sacar a relucir tus errores.

Busca a Dios de corazón y cuéntale tus problemas, pues Él siempre te acompaña y te cuida... Lo creas o no... Te guste o no... Él nunca te abandona... Porque te ama.

Recuerda... Dios te ama.