Para descargar el wav 'The Addams family theme' en tu PC,
botón derecho del ratón y elige 'Guardar destino como'

Bulos en Internet o la magia de la ingenuidad

Hace años que hemos dejado de recibir en nuestros buzones de casa (¿o todavía circula?) aquella famosa carta con una peseta pegada, en la que se instaba a cualquiera que la recibiera a continuar la famosa cadena (que varias veces dio la vuelta al mundo, oiga), reenviándola a cinco amigos, con cinco nuevas pesetas pegadas. De esta forma, se prometían grandes riquezas, o al menos, que un rayo no te partiera en dos, por haber sido tan malvado como para romper la «cadena de la suerte».

Esto ha sido sustituido por la basura en Internet, el Spam. Igual que en los ochenta, las revistas de dudosa reputación venían repletas de pequeños anuncios de talismanes de la suerte, botafumeiros mágicos o polvos atrayentes del sexo opuesto. Ahora es el spam el que se encarga de promocionar esos productos de manera más cómoda e incluso efectiva. Pero no voy a volver a hablar del correo basura, sino de las mentiras que van de buzón a buzón electrónico, que consiguen causar miedo o motivar una alarma injustificada entre los más incrédulos usuarios de la red de redes. En ocasiones, no son más que mentiras insulsas que sólo te hacen perder el tiempo, pero, muchas veces, resultan dañinas para tu sistema operativo. Son conocidas como «hoaxes», que en inglés, significa «bulo». Pongamos algunos ejemplos:

Si te dicen que te tires por un pozo...

Cada cierto tiempo, reaparece en los correos de los incautos el mismo bulo: «¡Alerta! ¡Virus! Si buscas en tu disco duro el archivo jdbgmgr.exe y aparece en tu sistema, estás infectado por un virus, bórralo inmediatamente». Con toda probabilidad, al tratarse de un fichero de sistema, el inocente encontrará el archivo en su disco duro. La mentira se basa en que el icono del programa es un osito de peluche, lo que lo hace sospechoso a primera vista. Pero la realidad es bien distinta. Este archivo corresponde al programa «Microsoft Debugger Registrer para Java», un fichero no sólo inofensivo, sino necesario para otras aplicaciones. Para la mayoría de los usuarios, borrarlo no causará problemas mayores, pero para otros, dejará inservible una aplicación Java.

No es este el único falso virus que todo el mundo cree. También cada poco aparece en Internet el bulo del archivo de sistema «sulfnbk.exe», que posee también un icono un tanto especial que lo hace sospechoso, siendo en realidad una aplicación del sistema operativo. No son pocos los que reaccionaban con pánico ante la supuesta evidencia de un virus en su sistema. Algunos formateaban completamente el disco duro... perdiendo un tiempo precioso.

Otros apelan a la buena voluntad de las personas, lavando conciencias pero con resultado práctico nulo. Son muchas las cadenas que piden que añadas tu nombre y nacionalidad a una larga lista de personas, a modo de firma electrónica, y que reenvíes el correo a todos tus conocidos. Una vez reunida una cantidad suficiente de firmas, será enviada a una organización importante, que inmediatamente nos hará caso y se pondrá manos a la obra para solventar el problema que nos pueda estar causando. Esto, como podéis imaginar, es completamente falso, y añadir la firma absolutamente inútil, tan sólo alimenta el tráfico basura en Internet.

También se alerta cada cierto tiempo sobre pobres cuentas concretas de correo que, si las añades a tu MSN Messenger como nuevo contacto, infectarán tu ordenador con un peligroso y potente virus, que, prácticamente, te arruinará la vida y convertirá tu existencia en un infierno. Hasta hoy, no hay noticias oficiales de que exista tal virus, y, realmente, parece poco probable. La lista de los contactos del programa MSN Messenger no permanece en tu sistema, sino en los servidores centrales de Microsoft. De ahí que aparezcan tus contactos independientemente del lugar desde donde te conectes. Por tanto, al añadir un contacto no estás directamente modificando la configuración de «tu máquina» sino la de un servidor externo. De todas formas, este bulo causa sensación entre los incautos, que están siempre atentos a las mayores exageraciones, dispuestos a creer lo que sea.

Últimamente se ha insistido mucho en los correos sobre un tema que preocupa a los usuarios de teléfonos móviles (prácticamente todo el mundo), y es que se advertía que a partir del 1 de Enero las llamadas entre móviles serían cobradas independientemente de que el receptor descolgara o no el teléfono. O sea, que se acabarían los «toques» que tan populares y baratos son. Esto, aunque probable en un futuro, no ha sido confirmado por ninguna compañía telefónica, y por ahora, es una pura mentira.

También una vez al año se suele hacer popular aquella tontería de que si no reenvías el correo que te acaba de llegar, Microsoft cerrará tu cuenta para siempre, o (y este es especialmente gracioso) que si reenvías un correo emotivo a cinco usuarios de hotmail, Microsoft donará un dólar al tercer mundo, o algo así. No dudo de que Bill Gates pueda hacerlo, pero realmente no pienso que quiera.

Suele ocurrir que existan varias versiones del asunto, pues según el que lo reciba, decide reenviarlo a sus amigos modificando algún dato. La facilidad para difundir una noticia apretando sólo un botón en la pantalla hace que este tipo de rumores se extiendan como la pólvora. Cada uno añade algún dato curioso «sí, yo he podido comprobarlo», o «un amigo de un colega que tiene un vecino ha oído que es cierto, pues sabe mucho del tema», y así la «noticia» se deforma hasta que se convierte en una sarta de insensateces incoherentes.

Para protegernos de estas noticias falsas y alarmantes, sólo hace falta pensar un poco. ¿Alguna trae firma de confianza? No me sirve que lo haya enviado un amigo, cuando a ese amigo se lo ha enviado otro, hasta que la pista original se pierde. La mayoría hablan en nombre de grandes compañías, alegando que quieren mantener en secreto la información, por eso no aparece en sus páginas oficiales. Aunque muchos ni se molestan, lo primero que deberíamos hacer es buscar la información en alguna página o medio de información legítimo y fiable, y no creer sin más todo lo que nos envían. Casi todos los correos en cadena piden ser reenviados, cosa siempre sospechosa, además anuncian grandes desgracias si no lo haces.

Esto no es más que una pérdida de tiempo, recursos, y por tanto, de dinero para la mayoría. Os pido que os atreváis a romper este tipo de cadenas, inútiles y falsas, pues no hacen ningún bien a cualquiera que intente iniciar una legítima (que, puede haberlas, no lo dudo, pero no creo que representen ni el uno por mil de las que se hacen famosas). Además, las más reenviadas son comprobadas y ratificada su veracidad o falsedad en esta página: www.rompecadenas.com.ar. Ahí se puede encontrar gran información sobre el tema, y descubrir cuán fácil es crear mitos y mentiras desde la nada.


Sergio de los Santos

Inicio Atrás Escríbeme