Canicas rojas

Durante los duros años de la depresión, en un pueblo pequeño de Idaho, USA, solía parar en el almacén del Sr. Miller para comprar productos frescos de granja. La comida y el dinero faltaban y el trueque se usaba mucho. Un día en particular, el Sr. Miller me estaba empaquetando unas papas. De repente me fijé en un niño pequeño, delicado de cuerpo y aspecto, con ropa raída, pero limpia, que miraba atentamente un cajón de arvejas frescas maravillosas. Pagué mis papas, pero también me sentí atraído por el aspecto de las arvejas. ¡Me encanta la crema de arvejas y las papas frescas! Admirando las arvejas, no pude evitar escuchar la conversación entre el Sr. Miller y el niño.

"Hola Barry, ¿cómo estás hoy?"
"Hola, Sr. Miller. Estoy bien, gracias. Sólo admiraba las arvejas... se ven muy bien."
"Sí, son muy buenas. ¿Cómo está tu mamá?"
"Bien. Cada vez más fuerte."
"Bien. ¿Hay algo en que te pueda ayudar?"
"No, Señor. Sólo admiraba las arvejas."
"¿Te gustaría llevar algunas a casa?"
"No, Señor. No tengo con qué pagarlas."
"Bueno, ¿qué tienes para cambiar por ellas?"
"Lo único que tengo es esto, mi canica más valiosa."
"¿De veras? ¿Me la dejas ver?"
"Acá está. ¡Es una joya!"
"Ya lo veo. Mmmm... el único problema es que ésta es azul, y a mí me gustan las rojas. ¿Tienes alguna como ésta, pero roja, en casa?"
"No exactamente, pero casi."
"Hagamos una cosa. Llévate esta bolsa de arvejas a casa y la próxima vez que vengas muéstrame la canica roja que tienes."
"¡Desde ya! Gracias, Sr. Miller."

La Sra. Miller se me acercó a atenderme y con una sonrisa me dijo:

"Hay dos niños más como él en nuestra comunidad, todos en situación muy pobre. A Jim le encanta hacer trueque con ellos por arvejas, manzanas, tomates, o lo que sea. Cuando vuelven con las canicas rojas, y siempre lo hacen, él decide que en realidad no le gusta tanto el rojo, y los manda a casa con otra bolsa de mercadería y la promesa de traer una canica color naranja o verde tal vez."

Me fui del negocio sonriendo e impresionado con este hombre. Un tiempo después me mudé a Colorado, pero nunca me olvidé de este hombre, los niños y los trueques entre ellos. Varios años pasaron, cada uno más rápidamente que el anterior. Recientemente tuve la oportunidad de visitar unos amigos en esa comunidad en Idaho. Mientras estuve allí, me enteré que el Sr. Miller había muerto.

Esa noche sería su velorio, y sabiendo que mis amigos querían ir, acepté acompañarlos. Al llegar a la funeraria, nos pusimos en fila para conocer a los parientes del difunto y para ofrecer nuestro pésame. Delante de nosotros, en la fila, había tres hombres jóvenes. Uno tenía puesto un uniforme militar, y los otros dos unos lindos trajes oscuros con camisas blancas. Parecían profesionales. Se acercaron a la Sra. Miller, quien se encontraba al lado de su difunto esposo, tranquila y sonriendo. Cada uno de los hombres la abrazó, la besó, conversó brevemente con ella y luego se acercaron al ataúd.

Los ojos azules llenos de lágrimas de la Sra. Miller, los siguió uno por uno, mientras cada uno tocaba con su mano cálida, la mano fría dentro del ataúd. Cada uno se retiró de la funeraria limpiándose los ojos. Llegó nuestro turno, y al acercarme a la Sra. Miller, le dije quién era y le recordé lo que me había contado años atrás sobre las canicas. Con los ojos brillando, me tomó de la mano y me condujo al ataúd.

"Esos tres jóvenes que se acaban de ir son los tres chicos de los cuales te hablé. Me acaban de decir cuánto agradecían los "trueques" de Jim. Ahora que Jim no podía cambiar de parecer sobre el tamaño o color de las canicas, vinieron a pagar su deuda. Nunca hemos tenido riqueza" -me confió- "pero ahora Jim se consideraría el hombre más rico del mundo."

Con una ternura amorosa levantó los dedos sin vida de su esposo. Debajo de ellos había tres canicas rojas exquisitamente brillantes.