Declaración de los derechos del amor

Considerando que el Amor es la mayor causa de Utilidad Pública, se proclama lo que sigue:

Artículo 1º: El Amor puede apropiarse completamente de cualquier corazón, con o sin el consentimiento del dueño.

Artículo 2º: En presencia de sentimientos inferiores, tales como la ira, el odio y el resentimiento, le es permitido al Amor juzgarlos y extraditarlos sin derecho a la reconsideración de la pena.

Artículo 3º: El Amor debe ser respetado en todas sus formas, sean éstas dirigidas a personas, cosas, vegetales o animales.

Artículo 4º: Le queda siempre permitido al Amor la compañía del perdón, ya que sin éste, se encuentra falsificado.

Artículo 5º: El Amor tiene derecho a quedarse ciego, sordo y mudo estando en presencia de murmuraciones, y puede ser presentado como agente de paz frente a desarmonías y actos perjudiciales contra cualquiera de los seres del planeta.

Artículo 6º: El Amor es plenipotenciario para manifestarse en libertad, independientemente de raza, credo o religión. Es incondicionalmente libre para vivir en su hábitat natural: el corazón.

Articulo 7º: El Amor es la brújula que apunta el camino para la Felicidad, y así debe ser reconocido indiscutiblemente.

Artículo 8º: A todo aquél que destierre al Amor de su corazón le será impuesta la pena de soledad, aislamiento y sufrimiento perpetuos.

Articulo 9º: El Amor nunca deberá ser responsabilizado por dolores, pérdidas o daños, y cuenta con amplios poderes para neutralizar todas las batallas, sean éstas emocionales, familiares o sociales.

Artículo 10: Al Amor no se le aplican Leyes laborales; Él puede ejercer sus funciones 24 horas por día durante todos los días del año.

Artículo 11: Cuando el Amor entra en corazones, debe ser bien recibido, bien tratado, bien nutrido y absolutamente libre para actuar en pro de todos los involucrados por Él.

Artículo 12: Bajo ninguna hipótesis el Amor servirá de coartada para actitudes malintencionadas, tales como usarlo en forma de disculpa para engañar, ilusionar o controlar corazones. Tampoco podrá servir como instrumento para jugar con los sentimientos del hombre o de la mujer.

Artículo 13: Toda y cualquier tentativa de matar el Amor será tratada por el Universo como crimen contra la vida del propio instigador.

Artículo 14: El Amor es partidario de la ley de Causa y Efecto; Él puede partir en definitiva de la vida de aquéllos que optan por el sufrimiento delante de las adversidades, y también de aquéllos que se dejan caer en el abandono.

Artículo 15: Al Amor no debe serle acrecentado nada, así como tampoco nada debe serle retirado, puesto que es el más perfecto de todos los sentimientos y manifestación absoluta de Dios.


Párrafo único: Los Derechos del Amor siempre protegerán los legítimos Derechos de Todos los Seres.