Para descargar el midi 'Hawaii 50 theme' en tu PC,
botón derecho del ratón y elige 'Guardar destino como'

Errores que hay que evitar a la hora de criar

Con frecuencia se habla sobre lo que es adecuado en la crianza de los hijos. A veces es bueno ver el otro lado de la moneda: lo que no se debe hacer.

Primero, no debemos ser débiles ni inseguros, sino asertivos. Debemos hacer lo que decimos, ya sea positivo o negativo. Si prometemos un premio hay que entregarlo, igual si prometemos represalias.

A los niños les sirve tener papás seguros y que ejerzan sus derechos sin violentar. Los menores se defraudan cuando sienten y perciben a sus padres asustados e inseguros. Tampoco les sirven los padres agresivos e intransigentes. Cumplir y hacer cumplir las reglas del hogar es clave para la buena crianza.

El segundo error es la falta de comunicación. Siempre hay que estar dispuestos a escuchar a nuestros hijos sin emitir juicios, para que ellos en el futuro nos hablen de lo que les preocupa. Nada más grave que cerrar los canales de comunicación con un hijo. Se pierde cualquier oportunidad de tener una influencia benéfica en sus vidas.

Resolución conjunta de problemas y llegar a acuerdos requiere de una buena comunicación.

Darles posibilidades u opciones ante las situaciones es un error común. La respuesta invariablemente está en las escogencias limitadas. "¿Te quieres poner el vestido azul o el verde? ¿Quieres comer pera o manzana? Los niños se confunden cuando la posibilidad de escogencia es múltiple y además reciben el mensaje erróneo de que tienen exceso de poder. Muchos padres se pasan de democráticos y esto poco sirve. Es mejor decirles que "esto" es lo que harán.

Otro error es amenazar y no advertir. Es importante avisar que vamos a salir en cinco minutos y cumplirlo. Nada que desprestigie más a un padre que amenazar y no cumplir. Pierde credibilidad a una velocidad vertiginosa. A los hijos les gusta que les avisen, que les adviertan de las consecuencias, pero no quedar atrapados en falsas amenazas. "La próxima vez que salgas tarde no vas con nosotros", y la próxima vez si va.

Como padres nos hace falta decirles a nuestros hijos lo que hacen bien. Los niños necesitan halagos y palabras de aliento, positivas y estimulantes. Si hacemos una reflexión, vemos que se nos olvidan a veces las felicitaciones o los cumplidos. Sólo esto nos permite también decirles lo negativo.

Entre las carencias de los padres están, por lo general, falta de rutinas, o sea, falta de estructura y claridad en las actividades diarias, excesiva permisividad, la falta de asignación de responsabilidad a los hijos, y el pésimo hábito de comparar a nuestro hijo con su hermano u otros niños. Esto crea resentimientos y rótulos innecesarios.

Estos errores son los más frecuentes, y es importante tomar nota de ellos para no perpetuar lo que no sirve.

Al fin y al cabo, se trata de que cada generación sea mejor. Con padres cuidadosos que entienden que el error es una oportunidad de aprender, tendremos mejores hijos, y por lo tanto, mejores personas.


Annie de Acevedo, psicóloga

Inicio Atrás Escríbeme