Logo

Visitantes

Total: 1.239.481

Ahora: 1

Hoy: 8

Ayer: 164


2677 canciones, 2985 imágenes gráficas, 1608 midis y 1608 mensajes variados, 2427 fondos para Incredimail y Outlook...

Por el tema de los audios, recomiendo encarecidamente utilizar por orden de preferencia los siguientes navegadores: Firefox, Chrome, Microsoft Edge.

Para descargar el fichero "Moon_river-Frank_Sinatra" en tu PC, usa el botón derecho del ratón o las propiedades del reproductor de audio de la izquierda.

Ganar la batalla


Durante una batalla, un general japonés decidió atacar aún cuando su ejército era muy inferior en número. Estaba confiado que ganaría, pero sus hombres estaban llenos de dudas. Camino a la batalla, se detuvieron en una capilla. Después de rezar con sus hombres, el general sacó una moneda y dijo, "Ahora tiraré esta moneda. Si es cara, ganaremos. Si es cruz, perderemos. El destino se revelará".

Tiró la moneda en el aire y todos miraron atentos cómo aterrizaba. Era cara. Los soldados estaban tan contentos y confiados que atacaron vigorosamente al enemigo y consiguieron la victoria. Después de la batalla, un teniente le dijo el general: "Nadie puede cambiar el destino".

"Es verdad", contestó el general mientras mostraba la moneda al teniente, que tenía cara en ambos lados.

Obviamente la historia es irreal en el sentido de que una moneda no puede decidir nuestro futuro; sin embargo, nos deja muy claro que muchas veces hemos perdido la batalla porque antes de iniciarla nos creemos incapaces.

Es usual cuando hay exámenes, por ejemplo, que muchos lo han perdido antes de iniciar, pues su actitud así lo propicia.

Todos tenemos muchas situaciones hoy en nuestra vida, y podemos enfrentarlas solos, con miedo, con angustia y creyéndonos perdedores. O podemos confiar en un Jesús que prometió estar con nosotros siempre, y enfrentar con valentía lo que venga.

Por más cansado que te encuentres, por más difícil que veas la situación, aunque ya no sientas que tienes fuerzas, puedes ganar, puedes vencer, puedes seguir adelante. Jesús está contigo.