Logo

Visitantes
Total: 1.201.364
Ahora: 1
Hoy: 45
Ayer: 251


2608 canciones,
2985 imágenes gráficas,
1541 midis y 1542 mensajes variados,
2428 fondos para Incredimail y Outlook...

Por el tema de los audios, recomiendo encarecidamente utilizar por orden de preferencia los siguientes navegadores: Firefox, Chrome, Microsoft Edge.
En el móvil y en la tablet, el botón derecho del ratón se consigue presionando en la pantalla el punto u objeto donde se quiera que aparezca el menú contextual.

Los vecinos

Eran dos vecinos. El primer vecino le compró un conejo a sus hijos. Los hijos del otro vecino, le pidieron una mascota al padre. El hombre compró un cachorro de pastor alemán.

Diálogo entre los dos vecinos:

- Pero él se comerá a mi conejo!

- De ninguna manera. Piensa, mi pastor es cachorro. Crecerán juntos, serán amigos. Entiendo de animales. No habrá problemas.

Y parece que el dueño del perro tenía razón. Juntos crecieron y amigos se tornaron.

Era normal ver al conejo en el patio del perro y al revés. Los niños estaban felices con la armonía entre los dos animales. Un día, el dueño del conejo fue a pasar un fin de semana en la playa con su familia y el conejo se quedó solo. Eso era un viernes.

El domingo, a la tardecita, el dueño del perro y su familia tomaban una merienda, cuando entra el pastor alemán a la cocina. Traía el conejo entre los dientes, todo inmundo, reventado, sucio de sangre y tierra, muerto.

Casi mataron al perro de tanto agredirlo. Decía el hombre:

- El vecino tenía razón, ¿y ahora?

La primera reacción fue agredir al perro, echar al animal, para ver si aprendía un mínimo de civismo.

Algunas horas más y los vecinos iban a llegar.

- ¿Y ahora? Todos se miraban.

El perro, pobre, llorando allá afuera, lamiendo sus heridas.

- ¿Ya pensaron como quedarán los niños?

¡No se sabe exactamente de quién fue la idea, pero parecía infalible!

- Vamos a bañar al conejo, dejarlo bien limpio, después lo secamos con el secador y lo ponemos en la casita en su patio.

Como el conejo no estaba muy roto, así lo hicieron. Hasta perfume le pusieron al animalito.

- Quedó lindo, parece vivo, -decían los niños.

Y allá lo pusieron, con las piernitas cruzadas, como conviene a un conejo durmiendo. Al poco tiempo oyen a los vecinos llegar. Notan los gritos de los niños.

-¡Lo descubrieron!

No se pasaron cinco minutos y el dueño del conejo vino a tocar a la puerta. Estaba blanco, asustado. Parecía que había visto un fantasma.

- ¿Qué pasó? ¿Qué cara es ésa?

- El conejo... el conejo...

- ¿El conejo qué? ¿Qué tiene el conejo?

- ¡Murió!

- ¿Murió? ¡Aún hoy por la tarde parecía tan bien!

- ¡Murió el viernes!

- ¿El viernes?

- ¡Fue antes de que viajáramos; los niños lo enterraron en el fondo del patio!

La historia termina aquí. Lo que ocurrió después no importa ni nadie lo sabe. Pero el gran personaje de esta historia es el perro. Imagine al pobrecito, desde el viernes, buscando en vano a su amigo de la infancia.

Después de mucho olfatear, descubre el cuerpo muerto y enterrado. ¿Qué hace él? Probablemente con el corazón partido, desentierra al amigo y va a mostrárselo a sus dueños, imaginando poder resucitarlo.

El ser humano continúa juzgando a los otros por la apariencia, aunque tenga que dejar esta apariencia como mejor le convenga. Otra lección que podemos sacar de esa historia, es que el ser humano tiene la tendencia de juzgar anticipadamente los acontecimientos, sin antes verificar lo que ocurrió realmente.

¿Cuántas veces sacamos conclusiones equivocadas de las situaciones y nos creemos dueños de la verdad? Esto es para pensar bien en las actitudes que tomamos... y pensar un poco antes de que pueda ser demasiado tarde.

"No pierdas el tiempo juzgando el actuar de los demás, quizás nunca cambien; mejor cámbiate a ti mismo y verás grandes cambios para todos ellos."