Adriano Pappalardo


Recomencemos



¡Y déjame gritarte!
Quiero desahogarme,
yo, sin tu amor, vivir no puedo.

Yo no me puedo quedar
sentado a tu lado,
sin arte ni parte,
y no soy capaz
de ponerme a mirar
esos ojos de braza
sin luego sentir
estremecimientos,
y corro a tu encuentro
diciendo te quiero,
recomencemos.

Pasas las noches afuera,
te crees con derecho,
te miro bien quieta,
mas pienso en todo,
y estoy de mal modo,
y aún lo intento,
te sigo y protejo,
el fuego y lo puro,
porque estoy bien seguro,
ya que sé que te quiero,
recomencemos,
recomencemos,
recomencemos.

Qué quieres que haga,
yo seré una piedra,
pero ¡ay! del que te toque...

Amas también las estrellas,
y siempre las miras,
por eso te busco,
y te encuentro en ellas.

Tú no te imaginas
lo que te valoro,
yo quiero ayudarte
encima de todo.
Y deja que pruebe,
yo siempre te quiero,
recomencemos,
recomencemos,
recomencemos.