Al Stewart


Year of the cat



On a morning from a Bogart movie,
in a country where they turned back time,
you go strolling through the crowd like Peter Lorre
contemplating a crime.

She comes out of the sun in a silk dress running
like a watercolour in the rain,
don't bother asking for explanations,
she'll just tell you that she came
in the year of the cat.

She doesn't give you time for questions
as she locks up your arm in hers,
and you follow 'till your sense of which direction
completely disappears.

By the blue tiled walls
near the market stalls,
there's a hidden door she leads you to,
these days, she says, I feel my life
just like a river running through
the year of the cat.

She looks at you so cooly,
and her eyes shine like the moon in the sea,
she comes in incense and patchouli,
so you take her,
to find what's waiting inside
the year of the cat.

When morning comes and you're still with her,
and the bus and the tourist are gone,
and you've thrown away the choice and lost your ticket,
so you have to stay on,
but the drum-beat strains of the night remain
in the rhythm of the new-born day,
you know sometime you're bound to leave her,
but for now you're going to stay
in the year of the cat,
the year of the cat.


En una mañana desde una película de Bogart,
en un país en donde volvían atrás en el tiempo,
vas paseando entre el gentío como Peter Lorre
contemplando un crimen.

Ella sale del sol corriendo con un vestido de seda
como una acuarela en la lluvia,
no le importa que le pidan explicaciones,
simplemente te dirá que ella vino
en el año del gato.

Ella no te deja tiempo para preguntas
mientras que ella se encierra entre tus brazos,
y tú sigues hasta que tu sentido de la dirección
desaparece totalmente.

En la pared de baldosas azules
junto a la parada del mercado,
hay una puerta oculta a la que ella te conduce,
actualmente, dice ella, siento mi vida
como un río que corre atravesando
el año del gato.

Ella te mira muy fríamente,
y sus ojos brillan como la luna en el mar,
ella viene entre incienso y pachulí,
así que tú te la llevas,
para encontrar lo que espera dentro
del año del gato.

Cuando llega la mañana y tú todavía estás con ella,
y el autobús y el turista se han ido,
y has perdido la oportunidad y has perdido tu ticket,
así que tienes que quedarte,
pero la tensión del sonido de los tambores permanece
en el ritmo del nuevo amanecer,
tú sabes que alguna vez tendrás que dejarla,
pero por ahora te vas a quedar
en el año del gato,
el año del gato.