Albert Hammond


Fallaste corazon



Y tú que te creías el rey de todo el mundo,
y tú que nunca fuiste capaz de perdonar,
y cruel y despiadado, de todo te reías;
hoy imploras cariño, aunque sea por piedad.

¿Adónde está tu orgullo? ¿Adónde está el coraje?
Porque hoy estás vencido, mendigas caridad,
ya ves que no es lo mismo amar que ser amado,
hoy que estás acabado, qué lástima me das.

Maldito corazón, me alegro que ahora sufras,
que llores y te humilles ante este gran amor;
la vida es la ruleta en que apostamos todos,
y a ti te había tocado no más la de ganar,
pero hoy tu buena suerte la espalda te ha volteado,
fallaste, corazón, no vuelvas a apostar.

Maldito corazón, me alegro que ahora sufras,
que llores y te humilles ante este gran amor;
la vida es la ruleta en que apostamos todos,
y a ti te había tocado no más la de ganar,
pero hoy tu buena suerte la espalda te ha volteado,
fallaste, corazón, no vuelvas a apostar.