Albert Hammond


Ruega por nosotros



Señor, eterno Dios,
ante tu altar hoy vengo a suplicarte,
a rogarte por el alma de mi amada,
que la muerte tan cruel me arrebatara.

Yo sé que tu poder es infinito,
eres igual con pobres y con ricos,
y es por eso que en ti busco el consuelo
para este corazón que está marchito.

Si estoy dormido la sueño,
si estoy despierto la miro,
y por donde quiera que ando
su recuerdo va conmigo.

Llorando paso las noches,
paso las noches llorando,
para mí el sol ya no brilla,
entre sombras voy vagando.

Señor, eterno Dios,
ante tu altar hoy vengo a suplicarte,
ella se fue, y yo quiero morirme,
perdónanos, Señor, y ruega por nosotros.

Si estoy dormido la sueño,
si estoy despierto la miro,
y por donde quiera que ando
su recuerdo va conmigo.

Llorando paso las noches,
paso las noches llorando,
para mí el sol ya no brilla,
entre sombras voy vagando.

Llorando paso las noches
paso las noches llorando,
para mí el sol ya no brilla,
entre sombras voy vagando.