Ana Torroja


A contratiempo



Vaya por Dios, qué tonta estoy,
se me ha vuelto a escapar
el alma por la puerta,
podría ser que he vuelto a ver,
quizá fue sin querer,
aquellas cartas viejas.

Vaya por Dios, qué tonta estoy,
se me ha vuelto a llenar
el corazón de lluvia,
podría ser que he vuelto a ver,
quizá fue sin querer,
aquellas fotos tuyas.

Y cae la tarde,
y dan ganas de llamarte...

La soledad es una estación
de madrugada,
un beso al viento, una canción
desesperada.

No sé si fue una buena idea
el decir adiós,
y es que uno no es bastante,
ir a mirar desde el balcón
cómo se esconde el sol,
ya no es lo mismo que antes.

Por mucho que intento
no recuerdo tus defectos.

La soledad es una estación
de madrugada,
un beso al viento, una canción
a contratiempo.

Hemos quedado hoy a las diez,
vuelve a latir mi corazón,
como la primera vez,
y a contraluz me rindo al temblor
de tus deseos,
y la humedad impone su ley
a contratiempo,
a contratiempo,
a contratiempo?