Claudio Baglioni


Sabado por la tarde



Gorrioncito, ¡qué melancolía!
en tus ojos muere el día ya,
excusa, si la culpa ha sido mía,
si no puedo retenerte más.

Adónde fueron mis amores que
surcaban mares, que cruzaban vívidos
volando, que los vence el llanto,
malheridos ya, no te marches,
te ruego.

Gorrioncito, ¡qué melancolía!
pues sin tus caprichos
¿yo qué haré?
pero cada cosa que fue tuya
con el alma rota buscaré.

Adónde fueron esos tiempos
que soñaba el viento,
que cruzaban vívidos,
gritando contra el cielo,
no me dejes solo, no,
no te marches,
no te marches.

Yo sin ti moriré,
yo sin ti sufriré,
yo sin ti quemaré
todo el sueño mío.

Solo y lejos de ti
gritaré, yo sin ti,
yo sin ti, yo sin ti.

Lentamente el sábado se va,
gorrioncito, dime dónde estás.

Tú no te acuerdas que
emigrábamos como dos gaviotas,
yo quisiera ver tus manos y tenerlas,
calentarlas, gorrioncito,
no te marches, no te marches.

Yo sin ti moriré,
yo sin ti sufriré,
yo sin ti quemaré
todo el sueño mío.

Solo y lejos de ti
gritaré, yo sin ti,
yo sin ti, yo sin ti.