Ella baila sola


Cuando los sapos bailen flamenco



Me alegra tanto oir tu voz aunque dormido,
por fin viajabas como en tus sueños
buscando un sitio para volver,
y sin poder olvidar lo que dejas, lo que has aprendido,
van a cambiar las caras, los sueños, los días,
y yo lentamente te pierdo.

Como un regalo que al ensuciarse tiró quien limpiaba,
como un vaso después de beber el trago más dulce,
como un adios con un te quiero,
y con mis labios en tus dedos,
para no pronunciar las palabras que dan tanto miedo,
te vas y te pierdo.

Me alegra tanto escuchar tus promesas mientras te alejas,
saber que piensas volver algun día,
cuando los sapos bailen flamenco.
Y yo te espero, ya ves, aunque no entiendo bien que los sapos
puedan dejar de saltar y bailar lejos de su charco.
Porque mis ojos brillan con tu cara,
y ahora que no te veo se apagan,
porque prefiero que estés a mi lado aunque no tengas nada...
te vas y te pierdo.

Como un regalo que al ensuciarse tiró quien limpiaba,
como un vaso después de beber el trago más dulce,
como un adios con un te quiero,
y con mis labios en tus dedos,
para no pronunciar las palabras que dan tanto miedo,
te vas y te pierdo... te pierdo... te pierdo... Uhhhhh