Jose Luis Perales


Como siempre



Tu mirada serena, tus manos blancas,
tu perfume de rosas, como siempre,
tus cabellos tan suaves, tu sonrisa,
y ese blanco impecable de tus dientes,
tu silencio profundo, tu mirada,
hoy me dicen te quiero, como siempre,
y de nuevo la tarde que se marcha,
y de nuevo esas luces que se encienden,
y esa calle vacía que se queda,
y esos niños que duermen.

Y tú y yo habremos inventado un día más
la fórmula secreta del amor,
el juego que una vez nos empeñamos en ganar.
Y tú y yo seremos unos locos otra vez,
volviendo lo derecho del revés,
dejando a nuestro amor vivir en libertad.

Tus pequeñas historias y tus problemas,
tus pequeños detalles, como siempre,
tus oídos atentos cuando hablo,
y esa paz infinita de tu frente,
el calor de tu cuerpo que me llama,
y me arrastra a tu lado, como siempre,
esos rayos de luna que me abrazan
y acarician mi noche, como siempre,
y el calor de la calle que se apaga,
y esos niños que duermen.

Y tú y yo habremos inventado un día más
la fórmula secreta del amor,
el juego que una vez nos empeñamos en ganar.
Y tú y yo seremos unos locos otra vez,
volviendo lo derecho del revés,
dejando a nuestro amor vivir en libertad.

Y tú y yo seremos unos locos otra vez,
volviendo lo derecho del revés,
dejando a nuestro amor vivir en libertad.

Y tú y yo seremos unos locos otra vez,
volviendo lo derecho del revés,
dejando a nuestro amor vivir en libertad.