Jose Luis Perales


Me han contado que existe un paraiso



Me han contado que existe un paraíso
a donde va la gente,
no importa lo malvado que hayas sido,
si un día te arrepientes.

Olvidé preguntar si había un sitio
para los fumadores,
lo que parece cierto es que no van
los especuladores,
ni los banqueros,
ni dictadores,
ni los que mienten desde su tribuna,
ni los estafadores,
que su camello es demasiado grande,
y el ojo de su aguja tan pequeño,
que a medida que crece su fortuna,
el camino a ese cielo es más estrecho.

Me han contado que existe un paraíso.

Me han contado que existe un paraíso
donde cabemos todos,
que por sólo un minuto arrepentido
te lo perdonan todo.

Olvidé preguntar si había un sitio
donde escribir canciones,
lo que parece cierto es que no van
los que se creen mejores,
los vanidosos,
los elegidos,
los pregoneros de sus caridades,
los dueños de la tierra,
que su poder es demasiado grande,
y el hueco de su alma tan pequeño,
que a medida que crece su fortuna,
el camino a ese cielo es más estrecho.

Que no hay soberbios,
ni terroristas,
ni tratantes de blancas ni de negros,
que no hay violadores,
traficantes de niños ni de sueños,
ni lobos disfrazados de corderos,
que a medida que crece su fortuna,
el camino a ese cielo es más estrecho,
que a medida que crece su fortuna,
el camino a ese cielo es más estrecho.

Me han contado que existe un paraíso.