Jose Luis Perales


No hay preguntas



Amanece, amanece un día nuevo en la ventana,
el color es diferente a otros días
porque hoy el amor volvió a la casa.

No hay preguntas, sólo un beso de amor y una mirada,
una lágrima tuya y mía, ahogando las palabras,
y una guerra donde no hay vencedores ni vencidos,
una lluvia de besos nuevos y un sol de primavera.

Hace tiempo cometimos el error de equivocarnos,
tú buscabas en él un paraíso,
y yo en ella encontré un tiempo amargo.

No hay preguntas, sólo heridas de amor que irán curando,
una noche de luna llena y un sueño en nuestras manos,
un silencio y unos cuerpos desnudos que se abrazan,
una lágrima tuya y mía y un mar de espuma blanca.

No hay preguntas, sólo un beso de amor y una mirada,
una lágrima tuya y mía ahogando las palabras,
y una guerra donde no hay vencedores ni vencidos,
una lluvia de besos nuevos y un sol de primavera,
y un silencio y unos cuerpos desnudos que se abrazan,
una lágrima tuya y mía y un mar de espuma blanca.