Sergio Dalma


Febrero



Ya eres mayor, lo sabe la gente,
tu cuerpo de niña de pronto crece.
Y tu pastel de nata inocente
ya tiene por fin trece velas, trece.

Hoy ya puedes ver
en el espejo a una mujer.

No te entiende mamá, papá no te entiende,
no puedes contarles lo que tú sientes.
Tu habitación es tu castillo,
y cierras la puerta con el pestillo.

Hoy ya puedes ver
en el espejo a una mujer.

Tú estás enamorada,
sólo lo sabes tú,
y nadie sabe nada.
Tu amor lo entiendes sólo tú,
a solas con la almohada,
a solas con tu nueva piel,
pensando solo en él.

Él, que te cayó genial,
y te dio un
un beso en un portal.

Febrero, febrero,
tu cuerpo crece
y empieza tu novela.

Febrero,
ya tienes trece,
ya tienes trece velas.

Tienes problemas, no entiendes nada,
la vida es un poquito demasiado rara,
pero tranquila, tú relajada,
que luego de pronto todo se aclara.

Hoy ya puedes ver
en el espejo a una mujer.

Tú estás enamorada,
sólo lo sabes tú,
y nadie sabe nada.
Tu amor lo entiendes sólo tú,
a solas con la almohada,
a solas con tu nueva piel,
pensando solo en él.

Él, que te cayó genial,
y te dio un
un beso por sorpresa en un portal.

Febrero, febrero,
tu cuerpo crece
y empieza tu novela.

Febrero,
ya tienes trece,
ya tienes trece velas.