Cuando me necesites

Cuando me necesites,
búscame en el silencio de tu noche.
Te miraré a través de las estrellas,
y desde la luna escucharé tu voz.
Iluminaré tu rostro, me reflejaré en tu mirada,
y con una suave brisa te acariciaré.

Cuando me necesites,
búscame en el murmullo del viento;
escucha sus sonidos, en ellos te hablaré,
te susurraré un te quiero con las hojas
que rozan tu cuerpo,
y en el suave aroma que despiden,
un té extraño te regalaré.

Cuando me necesites búscame en el correr del río,
entrégame tus miedos, que yo me los llevaré,
te daré a cambio mi amor tan cristalino,
y te bañaré en caricias al rozar tu piel.

Cuando me necesites,
búscame en las montañas,
te sembraré el camino de capullos de algodón
para que sigas mis huellas, y encuentres mi vida
para unir nuestros deseos y que me hables de tu amor.

Cuando me necesites,
sólo tienes que pensarme,
cerrarás tus ojos y a tu lado estaré.
Me enseñarás tu vida, aprenderé de tus silencios,
y en ellos, como siempre, tu amor encontraré.

Ya no tienes que llamarme,
si estoy aquí a tu lado,
donde quiera que vayas, junto a ti estaré,
no me digas nada, solo tienes que sentirme...
en un bosque, en la montaña, en el murmullo del
viento y en las caricias que en el río yo dejé sobre tu piel.

Cuando me necesites, aquí estaré...