Intentar cambiar a los demas

Hay gente que pasa gran parte de su vida intentando cambiar a los demás.

Tratan que todo lo que hay a su alrededor se adapte a su modelo de vida y piensan que todo lo que difiere de eso está mal. Suponen que así se logra la perfecta armonía... pero no se dan cuenta de que sólo logran más rutina y más hastío. Se sienten frustrados cuando con alguien no pueden alcanzar su objetivo y, entonces, tildan a esa persona de "difícil".

Pero no advierten que en realidad esa persona los salvó, porque los alejó un poco de caer en la monotonía. Si todos somos iguales la vida siempre será lo mismo. No tendremos de quien aprender. En cambio, la pluralidad de ideas es una experiencia enriquecedora.

Aprendemos de los otros y los otros aprenden de nosotros.

Y si sabemos capitalizar lo bueno que los demás nos acercan, habremos ganado algo muy importante:

La posibilidad de ser mejores. La igualdad de ideas, la monotonía, nos mantiene en la chatura.

Una chatura de la cual es difícil escapar, y lo que es peor: No nos permite mejorar.

Respetemos las diferencias... Aprendamos de ellas...

Crezcamos... Luchemos por una mayor grandeza de espíritu.


Graciela De Filippis