El diálogo con uno mismo

El Dr. Shad Helmstetter, psicólogo, destaca al diálogo con uno mismo como la fuerza más poderosa que tienen los seres humanos para transformarse. Se acepta que el subconsciente no sabe distinguir entre una experiencia real y una imaginaria. Al dialogar con nosotros, el cerebro genera señales a las que el cuerpo responde con elementos químicos que afectan la conducta y los sentimientos. Los estudios demuestran que basta decirse que algo es peligroso para que el organismo tenga una respuesta defensiva. Si ante la misma situación se dice algo positivo, el organismo reacciona en forma positiva. Cuando una persona piensa que tiene tendencia a enfermarse o que ante determinada situación se enfermará, el organismo reacciona con una baja de las defensas y un aumento en la probabilidad de enfermar.

El Dr. Helmstetter estima que un 75% del diálogo de los adultos consigo mismos es negativo y les impide realizar lo que quieren en la vida. Él destaca 12 ideas para tener éxito, son ideas sustentadas en la simple y natural metodología de Ciencia de la Mente que nos dicen lo siguiente:

1. Establece metas específicas y pasos a realizar, y escríbelos. El paso más importante para lograr llegar a algún lugar es saber a dónde estás yendo y tener un plan para llegar ahí. Tus metas tienen que estar escritas, lo mismo que tu plan para llegar ahí. Sé específico, asigna una fecha a cada meta y a cada paso en tu plan de acción. Y entonces síguelo.

2. Lee y revisa tus metas cada día. Esto puede cambiar tu vida. Mantén tus metas frente a ti. Siempre necesitas saber lo que has planeado hacer a continuación. Y siempre haz lo que tu plan indica. Revisa tus metas, revisa tu plan, cámbialos según sea necesario, y permanece en él. Sólo toma dos a tres minutos el leer cada mañana tus metas y darle una mirada a tus planes. Tú vas a estar haciendo algo las siguientes 24 horas ese día; vale la pena hacer algo que cuenta.

3. Establece prioridades cada día. Tus metas y plan de acción te van a decir qué hacer. A continuación pon tus prioridades en orden. Si haces una lista, mantenla corta.

4. Cambia tus rutinas antiguas aprendiendo a hablarte a ti mismo. Desecha cualquier rutina mental que te pueda estar deteniendo. Escúchate a ti mismo, practica, y hazlo correctamente. Tus planes determinarán si llegarás a tus metas o no.

5. Apaga el televisor. Cuanta menos televisión veas, más exitoso serás. La mayor parte de lo que se ofrece en televisión desperdicia tu tiempo, mientras que programa tu mente con la información incorrecta para ser exitoso. Hazle un favor a tu futuro y a tu familia. Lo más que puedas, rompe la costumbre, usa tu tiempo haciendo algo de valor, y apaga tu televisor.

6. Practica cada día el mantener una actitud positiva. En realidad tu actitud afecta la bioquímica de tu cerebro. Una actitud mala apaga tus interruptores de éxito. Una buena actitud los prende. Nunca prestes atención a las opiniones negativas de otros, y toma la decisión de eliminar la negatividad de tu vida completamente. Una buena actitud no es un accidente; es un hábito y una habilidad que tú tienes que desarrollar por ti mismo. Practica andar en la vida con tus interruptores de éxito prendidos.

7. Relaciónate con personas que son más exitosas que tú. Nosotros nos llegamos a parecer más a las personas con las que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo. Busca a gente exitosa; gente de calidad, honor, integridad y logro. Pasa tiempo con ellas en persona. Escúchalas en cinta grabada o lee sus historias en libros. Nosotros obtenemos la mayor parte de aquellas personas que tienen más que ofrecer.

8. Vive tu vida basada en valores morales. Tus valores morales son las páginas sobre las cuales la historia de tu vida será escrita. Practica los principios de honestidad, integridad, confianza, determinación, compasión, paciencia, responsabilidad personal, voluntad de trabajar, y el valor para perseverar. Todo éxito está construido sobre estos valores positivos.

9. Practica tu fe. En las vidas de gente que verdaderamente son exitosas en todo sentido, tú siempre vas a encontrar una base de fe. Si deseas vivir tu vida lo mejor posible, practica tu fe. No sólo una hora a la semana. Cada día.

10. Escoge creer en ti mismo y en tu futuro. Creer en ti mismo es una decisión. Las personas que son más exitosas aprenden a decirse a sí mismas que ellas pueden hacerlo. Practica el creer en ti mismo. Practica el decirte a ti mismo que tú puedes hacerlo; no importa cuán difícil, no importa lo que tome. ¡Tú tienes lo que se necesita! ¡Tú puedes hacerlo! ¡Tú eres capaz, más de lo que nunca antes has imaginado! Ahora necesitas decirte eso a ti mismo.

11. Haz por lo menos dos cosas cada día para mejorarte a ti mismo. Esta es una de las ideas al principio de la lista de toda persona exitosa de cómo llegar a tener éxito. Si tú quieres tener más éxito, tú tienes que aprender más. Cada día, piensa en dos cosas simples con las cuales puedas mejorarte a ti mismo ese día. Decide algunas metas respecto a ésto. Toma pasos pequeños. Aprende algo. Si quieres que tu vida mejore, tú tienes primero que empezar mejorándote a ti mismo.

12. Nunca renuncies. Nunca pares. Nunca te des por vencido. Si quieres tener éxito en cualquier cosa, ten la determinación, persevera, continúa en ello, rehúsa darte por vencido, no vaciles, no lo hagas a medias, y no renuncies hasta que el trabajo esté acabado. Si no ha funcionado todavía, trata aún más arduamente. Si no has logrado tu meta, aclara tus propósitos, imagina el resultado, vuelve a proponerte lograrlo, empieza de nuevo, toma acción, permanece en él, y nunca, nunca, renuncies.