El silencio 2

No digas nada, no preguntes nada;
cuando quieras hablar, quédate mudo:
que un silencio sin fin sea tu escudo,
y al mismo tiempo, tu perfecta espada.

No llames si la puerta está cerrada,
no llores si el dolor es más agudo,
no cantes si el camino es menos rudo,
no interrogues sino con la mirada.

Y en la calma profunda y transparente
que poco a poco, y silenciosamente,
inundará tu pecho de este modo,
sentirás el latido enamorado
con que tu corazón recuperado
te irá diciendo todo, todo, todo.


Francisco Luis Bernárdez