Bulos en Internet o la magia de la ingenuidad

Hace años que hemos dejado de recibir en nuestros buzones de casa (¿o todavía circula?) aquella famosa carta con una peseta pegada, en la que se instaba a cualquiera que la recibiera a continuar la famosa cadena (que varias veces dio la vuelta al mundo, oiga), reenviándola a cinco amigos, con cinco nuevas pesetas pegadas. De esta forma, se prometían grandes riquezas, o al menos, que un rayo no te partiera en dos, por haber sido tan malvado como para romper la «cadena de la suerte».

Esto ha sido sustituido por la basura en Internet, el Spam. Igual que en los ochenta, las revistas de dudosa reputación venían repletas de pequeños anuncios de talismanes de la suerte, botafumeiros mágicos o polvos atrayentes del sexo opuesto. Ahora es el spam el que se encarga de promocionar esos productos de manera más cómoda e incluso efectiva. Pero no voy a volver a hablar del correo basura, sino de las mentiras que van de buzón a buzón electrónico, que consiguen causar miedo o motivar una alarma injustificada entre los más incrédulos usuarios de la red de redes. En ocasiones, no son más que mentiras insulsas que sólo te hacen perder el tiempo, pero, muchas veces, resultan dañinas para tu sistema operativo. Son conocidas como «hoaxes», que en inglés, significa «bulo». Pongamos algunos ejemplos:

Si te dicen que te tires por un pozo...

Cada cierto tiempo, reaparece en los correos de los incautos el mismo bulo: «¡Alerta! ¡Virus! Si buscas en tu disco duro el archivo jdbgmgr.exe y aparece en tu sistema, estás infectado por un virus, bórralo inmediatamente». Con toda probabilidad, al tratarse de un fichero de sistema, el inocente encontrará el archivo en su disco duro. La mentira se basa en que el icono del programa es un osito de peluche, lo que lo hace sospechoso a primera vista. Pero la realidad es bien distinta. Este archivo corresponde al programa «Microsoft Debugger Registrer para Java», un fichero no sólo inofensivo, sino necesario para otras aplicaciones. Para la mayoría de los usuarios, borrarlo no causará problemas mayores, pero para otros, dejará inservible una aplicación Java.

No es este el único falso virus que todo el mundo cree. También cada poco aparece en Internet el bulo del archivo de sistema «sulfnbk.exe», que posee también un icono un tanto especial que lo hace sospechoso, siendo en realidad una aplicación del sistema operativo. No son pocos los que reaccionaban con pánico ante la supuesta evidencia de un virus en su sistema. Algunos formateaban completamente el disco duro... perdiendo un tiempo precioso.

Otros apelan a la buena voluntad de las personas, lavando conciencias pero con resultado práctico nulo. Son muchas las cadenas que piden que añadas tu nombre y nacionalidad a una larga lista de personas, a modo de firma electrónica, y que reenvíes el correo a todos tus conocidos. Una vez reunida una cantidad suficiente de firmas, será enviada a una organización importante, que inmediatamente nos hará caso y se pondrá manos a la obra para solventar el problema que nos pueda estar causando. Esto, como podéis imaginar, es completamente falso, y añadir la firma absolutamente inútil, tan sólo alimenta el tráfico basura en Internet.

También se alerta cada cierto tiempo sobre pobres cuentas concretas de correo que, si las añades a tu MSN Messenger como nuevo contacto, infectarán tu ordenador con un peligroso y potente virus, que, prácticamente, te arruinará la vida y convertirá tu existencia en un infierno. Hasta hoy, no hay noticias oficiales de que exista tal virus, y, realmente, parece poco probable. La lista de los contactos del programa MSN Messenger no permanece en tu sistema, sino en los servidores centrales de Microsoft. De ahí que aparezcan tus contactos independientemente del lugar desde donde te conectes. Por tanto, al añadir un contacto no estás directamente modificando la configuración de «tu máquina» sino la de un servidor externo. De todas formas, este bulo causa sens