Logo

Visitantes

Total: 1.287.071

Ahora: 1

Hoy: 26

Ayer: 40


2699 canciones, 2985 imágenes gráficas, 1631 midis y 1631 mensajes variados, 2427 fondos para Incredimail y Outlook...

Por el tema de los audios, recomiendo encarecidamente utilizar por orden de preferencia los siguientes navegadores: Firefox, Chrome, Microsoft Edge.

Para descargar el fichero "Victor Manuel - Siento tu mano fría" en tu PC, usa las propiedades del reproductor de audio situado a la izquierda.

Victor Manuel - Siento tu mano fría


Siento tu mano fría
correr despacio sobre mi piel,
y tu pecho y mi pecho, y tu desnudez,
ya olvido reproches que imaginé.

Vente conmigo al huerto,
que están las rosas queriendo ver
la promesa que has roto para volver,
y así creer lo que les conté.

Dije que te quería
como a nada en el mundo,
que seguía tus pasos, tu caminar,
como un lobo en celo desde mi hogar,
con la puerta abierta de par en par,
de par en par.

Que tenía en penumbra
nuestro rincón,
en aquel salón, con dos cubiertos
y tu canción,
y con tus flores en el jarrón.

Siento tu mano tibia
que palmo a palmo besa mi piel,
y tus brazos me enredan hoy como ayer,
en este nuevo día vuelvo a creer.

Vente conmigo al puerto,
que hay una barca en el malecón,
con tu nombre pintado secando al sol,
con tu mano grabada junto al timón.

Sabes que te quería
como a nada en el mundo,
que seguía tus pasos, tu caminar,
como un lobo en celo desde mi hogar,
con la puerta abierta de par en par,
de par en par.

Que tenía en penumbra
nuestro rincón,
en aquel salón, con dos cubiertos
y tu canción,
y con tus flores en el jarrón.

Quiero abrazarte tanto,
con mis sentidos, con tanto amor,
que no haya más sonido que nuestra voz,
mi cuerpo en el tuyo a continuación.

Y yo andaré la tierra
como un romero buscando a un dios,
y tendré tu regazo, tu comprensión,
y una casa pequeña para los dos.

Tú sabes que te quiero
como a nada en el mundo,
que seguía tus pasos, tu caminar,
como un lobo en celo desde mi hogar,
con la puerta abierta de par en par,
de par en par.

Que tenía en penumbra
nuestro rincón,
en aquel salón, con dos cubiertos
y tu canción,
y con tus flores en el jarrón.