Logo

Visitantes

Total: 1.257.711

Ahora: 3

Hoy: 30

Ayer: 169


2687 canciones, 2985 imágenes gráficas, 1620 midis y 1619 mensajes variados, 2427 fondos para Incredimail y Outlook...

Por el tema de los audios, recomiendo encarecidamente utilizar por orden de preferencia los siguientes navegadores: Firefox, Chrome, Microsoft Edge.

Para descargar el fichero "José Luis Perales - Cosas de doña Asunción" en tu PC, usa las propiedades del reproductor de audio situado a la izquierda.

José Luis Perales - Cosas de doña Asunción


Son las cinco de la tarde,
comienza la reunión,
la partida de canasta,
la charla de religión.

La maestra, el boticario,
el cura y doña Asunción,
el café de media tarde,
y algo de conversación.

Y hablarán
del hijo de don Ramón,
tan listo que parecía
y se ha convertido en pastor.

No sé si me engañaré,
comenta doña Asunción,
pero anoche vi a fulano
que rondaba el callejón.

Señor cura,
no sé si recuerda usted
la boda de doña Engracia,
que fue una noche a las tres.

Pobrecilla,
tan joven y ya con seis,
claro que, según se dice,
la protege don José.

Y la lluvia en el cristal,
y la flor en el jarrón,
dormidas esperarán la mañana,
las luces del callejón
contemplan, pero se callan,
y pasa bajo la lluvia un pastor.

Sin quererlo se les pasan
las horas en el reloj,
la maestra se despide,
los otros dicen adiós.

Comentarios al respecto,
será que tiene un amor,
se sonroja el boticario,
el cura pide perdón.

Pero, en fin,
tomemos otro café,
mañana, como es domingo,
será la misa a las diez.

Termina la reunión,
mañana de cuatro a seis
seguirán con su canasta,
seguirán con su café.

Y hablarán
del hijo de don Ramón,
tan listo que parecía
y se ha convertido en pastor.

No sé si me engañaré,
comenta doña Asunción,
pero anoche vi a fulano
que rondaba el callejón.

Señor cura,
no sé si recuerda usted
la boda de doña Engracia,
que fue una noche a las tres.

Pobrecilla,
tan joven y ya con seis,
claro que, según se dice,
la protege don José.

Y la lluvia en el cristal,
y la flor en el jarrón,
dormidas esperarán la mañana,
las luces del callejón
contemplan, pero se callan,
y pasa bajo la lluvia un pastor.