Logo

Visitantes

Total: 1.286.963

Ahora: 1

Hoy: 21

Ayer: 77


2699 canciones, 2985 imágenes gráficas, 1631 midis y 1631 mensajes variados, 2427 fondos para Incredimail y Outlook...

Por el tema de los audios, recomiendo encarecidamente utilizar por orden de preferencia los siguientes navegadores: Firefox, Chrome, Microsoft Edge.

Para descargar el fichero "River-Enya" en tu PC, usa las propiedades del reproductor de audio situado a la izquierda.

Escojo cuidar de mí y ser feliz


Hay personas, a veces amigas, que no aportan nada bueno a nuestras vidas. Personas que sólo saben criticar y ver lo malo en los demás. Son personas llenas de rabia, rencor y envidia.

No nos conviene estar junto a personas así. Debemos buscar nuestra felicidad, ver la vida de forma positiva, y si pasamos tiempo con estas personas nos acabarán contagiando y amargando.

Yo decido ser feliz, tener amistades que aporten a mi vida y no que me estén restando. ¿Y tú, qué escoges?

Cuándo alguien te ofrece algo que no quieres, ¿lo recibes?

Claro que no; no tienes por qué recibirlo. Igualmente, cuando una persona se acerca a ti llena de rabia, envidia y rencores, te está diciendo que la aceptes con todas esas cargas que lleva.

No la aceptes en tu vida, ¿para qué? ¿Para hacer triste tu vida también? Decide no aceptar a esa mala persona.

Y si te pregunta por qué te alejas de ella, se lo dices con palabras muy claras:

"Tú me haces mal, no aportas nada a mi vida; es más, me quitas mi paz y mi bienestar. Si acepto pasar tiempo contigo, me acabaré contagiando por tu forma de ser y de ver todo con tanta envidia y rencor. Eso no me hace ningún bien, por lo que, sintiéndolo mucho, prefiero alejarme. La envidia nunca es sana, el rencor sólo engendra más rencor.

Yo tengo carencias, no soy perfecto y, seguramente, encuentres muchos fallos en mí, pero quiero ser una persona feliz, disfrutar de la vida, ver el mundo con buenos ojos, y eso, junto a ti, nunca sería posible."

Todos tenemos la opción de elegir si vivir amargadamente o intentando ser felices. Podemos pasar por momentos de rabia, rencor y envidia... pero esas emociones no deben albergarse en nuestro corazón de forma permanente, deben ser sólo pasajeras, deben quedar atrás.

Es necesario que controlemos esas emociones negativas y todo lo que llevamos dentro de nuestro interior.

Yo quiero ser feliz, y cada día trato de serlo, trato de ayudar a muchas personas y no tengo cabida en mi corazón ni tiempo para personas tan amargadas.

Si te reconoces como una persona negativa, que siempre ve problemas en todo y sientes que todos están siempre en tu contra: intenta calmarte. Una vez lo logres, podrás ver las cosas con mayor objetividad, hacerte cargo de tus emociones y no enojarte con las personas que en su momento se alejaron de ti.

Tú, al igual que yo, somos dueños de nuestros actos. Has tomado decisiones que te han llevado a donde estás y a ver las cosas como las ves. Debes asumir que tus decisiones tienen consecuencias sobre tu vida, y tu visión de la vida. Todo puede cambiar, pero depende de ti y no de los demás. Tú puedes escoger salir de esa amargura que no te deja ver la luz del sol. La decisión es tuya.

Nuestra libertad es tan grande como grande es el ser humano, y por lo tanto ya sabes que todo está en tus manos. Trata de vivir contento y feliz, que tu luz te ilumine en tus días oscuros. Sólo tú puedes hacerlo.

Shoshan